Grupo de trabajo: Turismo

Turismo

Chile es un país de alto atractivo turístico, siendo reconocido a nivel nacional e internacional por sus sitios naturales. El clima es una condición determinante de este tipo de patrimonio, ya que sus características dan vida a la oferta y atractivos turísticos de naturaleza, así como condicionan la estacionalidad del turismo a lo largo del país. Sin duda el cambio climático conlleva impactos en la naturaleza, donde su correlación con el comportamiento del turista local y receptivo es una gran incógnita, que generará una redistribución geográfica y estacional de los flujos de visitantes, poniendo en riesgo a la industria del turismo nacional. En el presente ejercicio se exploran algunas cadenas de impacto que dan cuenta parcial de este tipo de riesgos


Pérdida de atractivo turístico invernal en centros de alta montaña

El riesgo evaluado en la presente cadena es la pérdida de atractivo turístico de alta montaña, específicamente en aquel relacionado con actividades en centros de esquí. Las condiciones climáticas proyectan un aumento de temperaturas, disminución de precipitación, elevación de la isoterma cero, y disminución de acumulación de nieve, entre otros que afectarán el almacenamiento de nieve en las cuencas de cabecera. Afectando con ello las condiciones para las actividades de montaña en la temporada de invierno. 


Pérdidas de atractivo turístico por incendios forestales

El riesgo evaluado es la pérdida del patrimonio turístico y paisaje natural por aumento de incendios forestales, específicamente en bosque nativo, evaluado a escala comunal. El aumento de las condiciones que favorecen la ocurrencia de incendios forestales, como altas temperaturas, sequía, patrones de viento, etc., ponen en riesgo el patrimonio turístico asociado con el paisaje natural y ecosistemas presentes en las distintas unidades territoriales, con la consecuente pérdida del atractivo y desmedro de la condición económica del sector.


Pérdida de atractivo turístico en los destinos de sol y playa.

El riesgo evaluado en la presente cadena corresponde a la pérdida de atractivo turístico de sol y playa en los destinos de tipología litoral. El aumento de eventos de marejadas afectarán las playas del litoral, provocando erosión costera, perdida de playas, eventuales cierres de caletas y puertos. Todo ello con la consecuente pérdida del atractivo turístico de sol y playa.


Investigador/a principal:

Equipo de trabajo:

Institutions participantes

AkuTERRA